Incrementa el potencial de tu recurso más valioso... Tu gente!

Listado de cursos y entrenamientos empresariales disponibles

Factores de riesgo del conductor

Valora este artículo
(0 votos)

El encandilamiento. Los conductores pueden encandilarse durante un corto tiempo a causa de una luz brillante. Toma tiempo para recuperarse de esta ceguera. Los conductores mayores en particularmente son molestados por la luz inten­sa. La mayoría de las personas han sido encandila­das temporalmente por las unidades de flash de las cámaras o por las luces altas de un vehículo que se aproxima. Pueden requerirse varios segundos para recuperarse de la luz intensa. Incluso dos segundos de ceguera causados por una luz intensa pueden ser peligrosos. Un vehículo que va a 55 mph viajará más de la mitad de la longitud de un campo de fútbol durante ese tiempo. No mire directamente las luces brillantes al conducir. Mire hacia el lado derecho del camino. Mire las líneas de los lados cuando alguien que se aproxime hacia usted tenga luces muy brillantes.

 

La fatiga y falta de atención. La fatiga (el estar cansado) y la falta de atención son los mayores problemas durante la noche. La necesidad de dormir del cuerpo está más allá del control de una persona. La mayoría de las personas está me­nos alerta durante la noche, sobre todo después de la medianoche. Esto es particularmente cierto si usted ha estado conduciendo durante mucho tiempo. Los conductores no pueden ver los riesgos tan pronto o reaccionar tan rápidamente, por lo que la probabilidad de una colisión es mayor. Si usted tiene sueño, la única cura segura es salirse de la carretera y dormir un poco. Si usted no lo hace, está arriesgando su vida y las vidas de otros.

Los factores de riesgo de la carretera la poca ilumi­nación. Durante el día normalmente hay suficien­te luz para ver bien. Esto no es así durante la noche. Algunas áreas pueden tener brillantes luces de alumbrado público, pero muchas áreas tendrán poca iluminación. En la mayoría de las carreteras usted probablemente tendrá que depender com­pletamente de sus faros delanteros. Menos luz sig­nifica que no podrá ver los peligros tan bien como durante el día. Los usuarios de la carretera sin luces son difíciles de ver. Hay muchos accidentes durante la noche que involucra a peatones, corredores, ciclistas, y animales.

Incluso cuando hay luces, la escena de la carretera puede ser confusa. Las señales de tráfico y los peligros pueden ser difíciles de ver contra un fondo de señales, vitrinas de comercios, y otras luces. Maneje más lentamente cuando la iluminación sea escasa o confusa. Conduzca con la suficiente lentitud como para estar seguro de que puede de­tenerse en la distancia que usted puede ver delan­te.

Los conductores ebrios. Los conductores ebrios y bajo la influencia de drogas son un peligro para ellos y para usted. Esté especialmente alerta durante la hora de cierre de bares y tabernas. Fíjese en los conductores que tienen problemas para mantenerse en su senda o para mantener la velo­cidad, que se detienen sin razón, o que muestren otras señales de estar bajo la influencia del alcohol o de las drogas.

Los faros delanteros. Durante la noche sus faros delanteros normalmente serán la principal fuente de luz para que usted pueda ver y para que otros lo vean. Usted no puede ver tanto con sus faros delanteros como puede ver durante el día. Con las luces bajas usted puede ver aproximadamente a 250 pies hacia adelante y con las luces altas puede ver aproximadamente a 350 o 500 pies. Debe ajustar su velocidad para mantener su distancia de detención dentro de la distancia a la que usted puede ver. Esto significa ir lo suficientemente lento como para poder detenerse dentro del alcance de sus faros delanteros. De otra forma, cuando usted vea un peligro, no tendrá tiempo para detenerse. El conducir de noche puede ser más peligroso si usted tiene problemas con sus faros delanteros. Los faros delanteros sucios pueden dar la mitad de la luz que podrían suministrar. Esto reduce su capacidad de ver, y hace más difícil a otros el poder verlo a usted. Asegúrese de que sus luces están limpias y funcio­nando. Los faros delanteros pueden estar desajusta­dos. Si éstos no apuntan en la dirección correcta, no le proporcionarán una buena visión y pueden en­candilar a otros conductores. Haga que una perso­na calificada se asegure de que los faros delanteros estén ajustados apropiadamente.

Otras luces. Para que sea visto con facilidad, los siguientes elementos deben estar limpios y funcio­nando apropiadamente: Los reflectores, los marcadores, las luces de posición, las luces traseras y las luces de identificación.

Las luces de giro y las luces de frente. Durante la noche sus luces de giro y las luces de freno son aún más importantes para avisar a otros conductores lo que usted piensa hacer. Asegúrese de tener las luces de giro y las luces de freno limpias y funcionando.

El parabrisas y los espejos. Es más importante durante la noche que durante el día tener el parabrisas y los espejos limpios. Las luces brillantes durante la noche pueden oca­sionar que la suciedad en su parabrisas o espejos produzcan un resplandor por sí mismos, bloqueando su vista. La mayoría de las personas han experimen­tado el conducir con el sol de frente justo cuando éste está saliendo, así como cuando está a punto de ponerse y se han encontrado con que apenas pueden ver a través de un parabrisas que parecía en perfectas condiciones en pleno día. Limpie su parabrisas por dentro y por fuera para conducir con seguridad por la noche.

 

 

Fuente: Revista del Camionero.